La crisis provocada por la pandemia del COVID-19 ha provocado una serie de cambios en todos los sectores, especialmente en el sector de la inmobiliaria. Este ha sido un sector que no ha hecho un uso excesivo de la tecnología y que debido a esta crisis, ha tenido que reinventarse y dar el salto tecnológico mediante el teletrabajo, fomentar y a aprovechar las plataformas y los recursos virtuales y a hacer un uso estratégico de las redes sociales e Internet.

Las estrategias más utilizadas son las siguientes: 

  • Digitalización real: la digitalización a día de hoy es un factor clave, debido a la apuesta por la tecnología se ha definido como una necesidad y la crisis del COVID ha impulsado la transformación digital del sector en la que ya se estaba trabajando anteriormente. Actualmente, es fundamental la utilización de herramientas que faciliten la gestión del día a día logrando así disponer de un servicio efectivo y de calidad.
  • Redes Sociales: el uso de las redes sociales son el escenario propicio para llegar a más clientes contando historias: vidas idílicas en una nueva propiedad, casos de éxito, etc. La publicitación de las viviendas, usando vídeos promocionales de las propiedades o mostrando imágenes en plataformas como Instagram, Facebook o Twitter atraen a potenciales compradores generando  expectativa y entusiasmo en torno a los inmuebles.
  • Social Selling: la técnica del Social Selling se basa en atraer nuevos clientes interesados mediante las redes sociales con el objetivo de poder vender o alquilar más inmuebles. Con ello, pretendemos vender la imagen de la inmobiliaria y sus servicios, creando un perfil inmobiliario que llame la atención, generar autoridad y vender sin ser intrusivo.
  • Tours Virtuales y visitas 3D: mediante el recorrido virtual los clientes se hacen una idea muy precisa de cómo es la vivienda de modo que si están dispuestos a verla de esta forma se puede deber a que sus intereses de compra son altos, además de poder limitar las visitas a aquellas realmente decisivas y que actúan como un último trámite antes de formalizar el contrato
  • Branding Inmobiliario: en la actualidad diferenciarse de la competencia cuesta cada vez más, ya que la calidad y los costos de los productos o servicios ofertados son similares. Por ello, muchas empresas han recurrido al branding, el cual sirve para construir una reputación en la inmobiliaria. Esto ayuda a diferenciarse de la competencia sin tener que reducir los precios para conseguirlo, además, sirve para generar confianza y seguridad, gracias a lo cual incrementamos las ventas.

Pin It on Pinterest

Share This